lunes, 1 de junio de 2009

Alonso Coca

A Alonso Coca (Sevilla, 1966), autor también junto a Julio Ariza y a quien les habla, de libros de texto de Lengua y Literatura, además de algunas reseñas poéticas, podemos definirlo como el observador

Casi siempre en silencio, todo lo observa y todo lo retiene. Mide sus palabras y, cuando las exterioriza, siempre descubre una perspectiva diferente de las cosas. Reacio a leer en público, en sus textos siempre asoma el amor por la literatura y el hondo conocimiento de los maestros.

Raindrop 
(F. Chopin contempla el mar en su retiro mallorquín. Es el invierno de 1838 y la tuberculosis le ahoga la garganta. Acompañado y cuidado por su amada George Sand, espera con desesperación la llegada de un piano desde Francia. Mientras que la lluvia no cesa de caer, compone sus Preludios).

Anochece en el arco voltaico de un piano, mientras una tos convulsa quiebra la escritura de unos dedos frenéticos.
A lo lejos, una luz en el puerto mueve su lumbre de viento. También la luz suena en el silencio, entre Dios y los hombres, en el on y off de la noche y de la tarde.
Sobre la arena en sombra, manos blancas alisan el horizonte. La música ya no es música, es un chasquido en el agua, un salpicar de olas negras que se levantan y se detienen.
Rehén del infinito, sabe que Dios lo escucha pero que también se calla.
Arena y agua, viento y dedos que tiemblan, que lloran, que buscan en el mar, en la arena, en las sombras, una luz que se apaga, el ancla de un dios silente.
-Si he de morir, que sea sobre un piano, cubierto por la espuma blanca y negra de un teclado.
Alonso Coca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada